Prevenir una recaída es posibleCategoriesAdicciones Alcoholismo Aprendizajes Blog Cambio personal

Prevenir una recaída en las drogas es posible.

ADICCIONES.Toma el control
Recupera tu equilibrio personal

 

Prevenir una recaída es posible. Cuando decides dejar de consumir alcohol u otras sustancias no sólo te limitas a realizar  un cambio “cosmético” pasando de consumidor/a a abstemio/a de la noche a la mañana, sino que apuestas por dejar atrás tu biografía de consumo y te comprometes a establecer nuevas dinámicas y a recuperar viejos hábitos ya olvidados.

A la mejoría física de las primeras semanas, sumas  la sintonía en tus relaciones familiares. La estabilidad  emocional y la autoestima van en aumento. El  tiempo que pasabas en el bar o buscado tu sustancia preferida es sustituido por estar más tiempo casa  y  por  otras formas de gestionar tu ocio y tiempo libre (deporte, lectura, cine, etc). En definitiva, las fuentes de placer asociadas al consumo desaparecen y son reemplazadas por un estilo de vida más saludable.

Cuando se produce una abandono o  un estancamiento en estos cambios (no sólo el hecho de haber dejado de consumir) puedes estar ante un «escenario» al que debes de prestar atención y así evitar posibles recaídas.

Vamos a analizar con más atención estas situaciones, dinámicas, pensamientos y estados emocionales que pueden anunciar una recaída, antes incluso de probar una gota de alcohol o una simple raya de coca.Es la que llamamos «RECAÍDA SECA».

  • Indicadores externos de recaída.
  • Volver a pasar mucho tiempo en el bar.
  • Retomar relaciones personales asociadas al consumo.
  • Volver a frecuentar ambientes asociados al consumo.
  • Substituir el consumo por otra conducta adictiva. (como por ejemplo,el juego)
  • Abandonar actividades de ocio e tempo libre adquiridas (cuando habías decidido ponerte en acción)
  • Recurrir a bebidas sin alcohol  substitución / compensación.
  • Y por supuesto , un consumo puntual ( un  «por una no pasa nada«)

 

  • Indicadores internos.
  • Estar  ansioso/a. Hay personas que han aprendido a utilizar el alcohol o otras sustancias para eliminar o manejar  su ansiedad. Todos en mayor o menor medida podemos presentar en algún momento de nuestra vida momentos de ansiedad o  de estrés , pero si estos se mantienen durante mucho tiempo pueden ser un potente disparador de consumos.
  • Estar deprimido.Otras personas en cambio recurren a las drogas para mitigar sentimientos de tristeza, soledad.  Estar triste no quiere decir estar deprimido (pero si este tipo de emociones persisten en el tiempo debes de estar atento/a).
  • Estar irritable, irascible, susceptible:sentir que todo te molesta.
  • Sentirte incómodo/a, frustrado/a, insatisfecho/a.
  • Fantasear con volver algún día a consumir. Soñar o tener pesadillas con el consumo
  • Anhedonia: no disfrutar de  de nada.Ni de la familia, ni del tiempo libre,  ni del trabajo. Muchas personas son buscadoras de emociones. Aventureros acostumbrados a  niveles de placer/alivio inmediato, y  una vez que abandonan las drogas les cuesta encontrar  y disfrutar de actividades que les llenen.

 

 

 

No te empujaré a hacer aquello que no desees porque te acabaré tirandoCategoriesAprendizajes Autoestima Blog Cambio personal Coaching Crecimiento personal

No te empujaré a hacer algo que no desees porque te acabaré tirando.

No te empujaré a hacer algo que no desees porque te acabaré tirando.

Respetaré tu momento. Sí algún día necesitaras de mi, te prestaré mis manos y mi tiempo

No te obligaré  a construir aquello para lo que todavía no estás preparada.

No hablaré  por ti porque estoy segura de que tú sabrás encontrar las palabras adecuadas para hacerte entender y explicar lo que te pasa.

No cuidaré de ti. Si lo permites, te acompañaré en el camino, porque estoy segura en que tú sabrás cuidarte.

No caminaré por ti, porque tengo la seguridad que tus piernas son fuertes y te llevarán lejos.

Tampoco pensaré por ti porque sé que eres libre para hacerlo.

No me pondré en tu lugar, porque he aprendido que las personas necesitan su espacio.

No soñaré por ti, porque entonces no serán tus sueños si no los míos.

No reiré por ti, porque sé que tu felicidad  depende solamente de ti.

Tampoco lloraré por ti, porque he comprendido que  necesitarás de la tristeza para descubrir  y valorar lo verdaderamente importante en tu vida.

No amaré por ti, porque el amor te hará invencible.

No caeré por ti, porque bien sabes que los fracasos te harán más sabia.

No me  levantaré por ti….pero estaré ahí para ver como lo haces.

Y no te empujaré a ser…quien tú no quieras ser.

 A veces lo más complicado en un acompañamiento en un proceso de cambio es hacer ver al otro/a ( a veces a nosotras mismas) que es imprescindible dejar las prisas colgadas en el perchero. Que la impaciencia es prima muy lejana de la ciencia y que un buen plato se hace a fuego lento . Y que para degustarlo es necesario poner todos los sentidos sobre la mesa.

( Y como siempre, para finalizar…un enlace para seguir enlazados)

A mayor exigencia mayor resistenciaCategoriesAutoestima Blog Cambio personal Coaching Crecimiento personal

A mayor exigencia, mayor resistencia

La extraña tortura de exigirnos más allá de nuestros límites. De pedirnos escalar ese Everest particular sin oxígeno ni sherpa en que hemos convertido nuestros días. En el Himalaya tienen un dicho a la hora de escalar una montaña: «Empieza como un viejo si quieres acabar como un niño«.

Dar el 100% no es darlo todo, en todo momento y a todos. Dar el 100% es dar lo mejor de de ti. Nada más…y nada menos. Es comprometerse hasta las cachas y disfrutar del camino.

Buscar tu mejor versión no es una descarga continua de actualizaciones de ti misma. No eres un aplicación, ni un programa. Ni nada punto 0. Además, que coño, en tal caso eres una versión original. UNA V.O única. Eres TÚ y los pasos que vas dando.

La búsqueda de la perfección es sacar un billete a ninguna parte. Una celda sin barrotes para una pena sin condena. Hazlo lo mejor posible, de eso se trata,¿no?. ¿Acaso conoces una puesta de sol perfecta, un río perfecto, un cielo estrellado perfecto? Su belleza radica en su singularidad, en su misterio…en su magia.

El miedo a perder el control nos hace perder el control. Intentar controlarlo TODO es el camino más corto para acabar no controlando NADA. Saberlo todo, planificarlo todo antes de de dar el siguiente paso posiblemente hará que ese paso tarde mucho más de lo deseado. Un bucle infernal de dudas, de parálisis, vamos, UN SINVIVIR.

Hay preguntas que no tienen repuesta, ¿qué hubiera pasado sí…? ¿Y si?… De la misma forma que no hay gatos con tres pies. Buscar  repuestas lógicas a preguntas ilógicas es una mala estrategia para acabar bien el día.  

 Diferencia bien si tienes un problema o tienes un conflicto. 
 En un PROBLEMA están  involucrados TÚ y un OBJETO, TÚ y un DESEO o TÚ y una NECESIDAD. Para buscar la solución utiliza la lógica y la razón. 
 En un CONFLICTO están involucrados TÚ y TÚ, TÚ y OTROS/AS o TÚ y el MUNDO. Para encontrar la solución usa la empatía y la comunicación. Y si crees que esto es un lío, échale un vistazo a este enlace.

¿Y realmente, vale la pena alcanzar el equilibrio exterior (satisfacer la expectativas ajenas) a costa de perder tu equilibrio interior?, ¿Es rentable acostarse todos los días con la lengua fuera para sentirte una fuera de serie?, ¿En serio?. ¿Qué precio estás pagando para conseguir el aprecio? ¿ En quién te estás convirtiendo si no inviertes un poco en azucarillos para el alma?. 

CaminosCategoriesAprendizajes Autoestima Blog Cambio personal Equilibrio interior

El misterioso equilibrio de ser una misma

 

 El misterioso camino de SER una misma. Sin perderse en el. Muchas veces nos encontramos ante el complicado escenario de tener que elegir entre lo que nos hace sentir bien y lo que complace a los demás. El difícil equilibrio entre lo que soy y lo que los demás esperan de mí. La ecuación de resultado perfecto que resuelva las incógnita de quién quiero ser, qué decisiones tomar, que elegir, a qué o quién renunciar. La mezcla magistral que resuelva el conflicto entre quién debo SER, que puedo HACER y  quién quiero SER.

Caminos
El difícil equilibrio de ser una misma

En esa incesante búsqueda de la armonía que nos sintonice definitivamente con nuestra música interior, caemos en  la trampa de exigirnos más de lo que podemos dar. Nos vaciamos viviendo dos vidas, cada una en un extremo de la balanza: en un plato un tiempo para satisfacer nuestras necesidades, en el otro, un tiempo para complacer  a los demás. Día a día, malgastamos nuestra energía en la extenuante batalla entre ser  honestas o ser sinceras, entre querer mucho o querer mejor, entre dar lo mejor o darlo todo, convirtiendo el día adía en una partida con un único jugador, un tira y afloja con un perdedor conocido… que es otra que nosotras mismas.

Ante este reflejo, y como nos diría al oído Mario Benedetti en uno de sus poemas, es bueno  hacer una pausa y contemplarnos, conectarnos con lo que somos y con lo que queremos ser. Hacernos las preguntas correctas. Restarle importancia a los porqués. ¿Por qué me pasa lo que me pasa?, ¿por qué me pasó lo que me pasó? De qué vale. Lo verdaderamente importante es qué vas a hacer a partir de ahora. Y tú sabes la respuesta, que nos es otra que dar la cara y si hace falta, partírtela. Salir afuera, con la cabeza bien alta.  Seguir adelante, coger lo que te ha pasado y convertirlo en algo que valga la pena.

Y en ese viaje, da lo mejor de ti, hazlo lo mejor posible, no tienes que demostrarle nada a nadie, sólo a ti. Poner el foco en hacerlo todo perfecto es agotador y además imposible.

Equivócate. Es un paso necesario que te hará más sabia y te ayudará a crecer. Pierde el miedo a cometer errores. Deja de castigarte, de culparte cada vez que metes la pata o algo no sale como quisieras. Acéptalo. Acéptate. Hazte cargo de tus fallos y sigue adelante.

Confía en ti y en tus recursos.  Despréndete de tu necesidad de controlarlo todo. Es una batalla perdida.

Valora lo que tienes, disfruta lo que has conseguido. De los pasos que vas dando .De los procesos y no tanto de los  resultados. Del viaje y no del hotel.

Y si algo te hace daño, déjalo ir. No estás obligada a nada. Sólo a estar en paz y satisfecha con lo que eres y con lo que has conseguido. Siendo tú. Con tus sombras y tus luces, con tus aciertos y tus errores. Sin deudas ni hipotecas emocionales.

Dejar de beber no es complicadoCategoriesAdicciones Alcoholismo Aprendizajes Cambio personal

Dejar de beber no es complicado si se sabe cómo.

Dejar de beber no es complicado si se sabe PARA QUÉ y CÓMO. Como en la mayoría de los cambios que no proponemos en esta vida hace falta un buen motivo, un PARA QUÉ,  (MOTIVACIÓN), determinación, es decir, un PORQUÉ que nos mantenga en el camino correcto (CONSTANCIA),  un arsenal de herramientas  bien definido, esto es, un CÓMO lo voy a hacer (ESTRATEGIAS), y por supuesto apoyo externo  (familia, amigos y profesionales).

Y dejar de consumir alcohol (u otras drogas) es un gran cambio. Un proyecto personal que va a exigir lo mejor de ti misma por lo que es necesario tener una buen plan.

  • Empieza por marcarte un DÍA concreto. Estás harta, cansada, aburrida de la vida que llevas, de como el alcohol te está destrozando la vida. Ha llegado el momento, hoy es el día para volver a ser la que siempre fuiste.
  • Haz una lista de PARA QUÉ vas a dejar de beber. Una buena lista de motivos que te dirijan a tu objetivo. Como quieres estar a nivel físico, emocional, familiar, laboral, económico una vez alcanzado tu objetivo.  Con quién y dónde te gustaría estar. Qué estarías haciendo,etc. Céntrate en lo positivo, en las ventajas de dejar de beber
  • Haz también una lista de PORQUÉ quieres dejar de beber. Analiza con calma las consecuencias negativas de seguir bebiendo. Piensa en quien te estás convirtiendo si sigues por ese camino.

Dejar de beber no es complicado

  • Y AHORA,  manos a la obra. CÓMO lo vas a hacer:
    • Disminuye la DISPONIBILIDAD .Haz de tu casa un ESPACIO LIBRE DE ALCOHOL. Deshazte de todo el alcohol que tengas en casa. Evitarás tentaciones inoportunas.
    • Disminuye la ACCESIBILIDAD. Comunícale a  tu familia y a tus mejores amigos tu decisión de dejar de beber. Crea un perímetro de seguridad.
    • Busca apoyo y asesoramiento profesional.
    • Adquiere hábitos de vida saludables: pasar más tiempo en familia, ejercicio físico, viajar, lectura, cine,amistades, yoga, meditación, talleres,  etc
    • Acude a grupos de ayuda donde compartirás experiencias y sentirás que no estás sólo. Acompañamiento emocional y pertenencia.
    • Planifica  actividades en las que el alcohol no suponga un peligro.
    • Saber que hacer en caso de que te entren ganas de beber (el famoso y temido CRAVING). Es decir, tener unas pautas y estrategias que utilizar en caso de que te encuentres en una situación de riesgo y tengas tentaciones de consumir.

Así que ya sabes, dejar de beber no es  tan complicado como crees…Motivación, determinación y estrategias¡¡. Y si necesitas algo más, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

 

 

 

CategoriesAutoestima Cambio personal Coaching Crecimiento personal

Hoy es un buen día para mejorar tu autoestima

Creer, Crecer
Saber que puedes es el primer paso

Si tuviese que darte un consejo, UN ÚNICO CONSEJO para mejorar tu autoestima sería este: mejora tu diálogo interior. Mírate con buenos ojos. Habla bien de ti. Trátate con infinita dulzura. Eres un ser mágico y especial. Un ser en peligro de extinción. Insustituible habitante de este planeta llamado Tierra. No hay nadie como tu. Cuídate. Mímate. Quiérete, Acéptate. Valórate. Piensa bien de ti…y acertarás.

Si este consejo no fuera suficiente te diría: camina las calles con la cabeza alta, no te escondas. Sal de ti, muéstrate en todo tu esplendor. Estás llena de paisajes que deben ser admirados.
Y como no hay dos sin tres, te diría que desdramatices, que vivas permitiéndote errores y permitiéndoselos a los demás. Que nada es una catástrofe. Que mortificarse es una forma mas de hacerse daño o disfrazarse de víctima sin verdugo.
Y ya puestos, piensa en positivo. Fíjate en tus fortalezas, en las oportunidades que el día te ofrece. Si te cambias de ropa todos los días también lo puedes hacer con tus pensamientos. Se optimista. Se positiva. Mira tu lado bueno y el lado bueno de las cosas.Tus pensamientos crean tu realidad. Así piensas, así vives.
Y tampoco estaría de más que te dijese que no te olvides de hacer ejercicio físico, de leer, de quedar con los amigos, de escuchar música, de hacer de tu vida el sitio de tu recreo: Despierta, vive, interpreta el papel de tu vida. Tu eres la protagonista. Salta, ríe, llora, crea y recrea. Y si es tu deseo,adopta un UNICORNIO. Es tu vida. Es tu decisión.
Y hablando de unicornios, te dejamos un post que puede abrirte caminos para cabalgar a tu aire¡¡

 

http://jaimeburque.com/blog/manana-me-pongo-a-ser-feliz-y-otros-obstaculos-que-nos-impiden-cambiar-nuestra-vida/

 

 

 

CategoriesBlog Cambio personal Crecimiento personal Libertad

Ahora es siempre

 

Grita, salta, sueña, ríe, muerde, ama como si fuera la primera vez. Nada ha ocurrido antes. Todo es distinto. Todo es nuevo. Todo está por ser vivido. Ahora, en este preciso instante estás viviendo el futuro de tus padres y el pasado de tus hijos, pero sobre todo estás viviendo tu PRESENTE. No lo dejes escapar como arena entre tus manos. Es un regalo exótico. Una especie en peligro de extinción.

Tu presente eres tú. Son tus coordenadas. Tú y el sois lo mismo. Es  el  pasaporte  donde te han de llevar las decisiones que ahora tomes. El presente  como lugar donde todo ocurre, donde todo es real, donde todo lo que decidas es posible . El lugar donde has de vivir el resto de tu vida. Donde  tú te das y  tú te quitas.

No  voy a ofrecerte  las siete claves de la felicidad ni como elaborar la pócima secreta para disfrutar del aquí y ahora en plenitud. No creo en soluciones mágicas ni en atajos para el éxito.  Sólo decirte que disfrutes de las cosas buenas que hay en tu vida. Que lo que hoy es un drama, mañana será una anécdota. Que no te dejes nada dentro. Nada de lo que  arrepentirte, nada de lo que llorarte.

Grita, salta, sueña, ríe, muerde, ama por si un día has de confesar que has vivido y disfrutado..Que tu piel no eche en falta las caricias, ni tu pelo la lluvia.

 

 

 

 

 

La santa locura de dejarse en pazCategoriesAprendizajes Cambio personal Coaching Crecimiento personal Libertad Trasnformacion

La santa locura

   Es hora de reivindicar la santa  locura. De festejar el baile  de  libertad y  plenitud que supone dejar de estar en contacto con lo que debería ser , con lo que se espera, con lo normal y lo correcto.   La danza en la que somos capaces de dejarnos en paz, de romper las cadenas y volver a sentirnos en lugar de pensarnos.

 Siempre hay tiempo para volver a ser niños descalzos sobre la hierba mojada. De escapar de la esclavitud. De romper con todo durante un instante. De ser dueños del caos.  De hacer limpieza.  De rebajar la tensión y vomitar cuando la digestión mental se nos hace ya demasiado pesada.

Es hora de festejar que se nos valla la pinza, que se nos valla la olla, que perdamos los papeles. De tocar guitarras que no existen, de cabalgar unicornios rosas, de correr con tacones buscando charcos.

 Es hora de sentirnos terriblemente maravillosos. Terriblemente libres. Infinitamente vivos.

Solo en la locura  es capaz de habitar la genialidad, el  amor incondicional, el valor  suicida e intenso de sentirse vivos. Vivos para reír, para crear,  para explorar paisajes nunca antes visitados mas allá de los límites de lo que se espera de cada uno de nosotros.

Anímate.  Date el gusto. Haz una lista de diez locuras que te gustaría hacer antes de que acabe el año. No se, apúntate teatro, haz rafting. monta en globo, coge un autobús solo por el placer e recorrer la ciudad, baila bajo  la lluvia,escribe postales a  tus viejos amigo a ver que pasa. Recorre la estación de tren buscando abrazos.Improvisa. Arriesga.

Siente como la vida te recorre. Coma cada poro  de tu piel vale la pena.

Siente que eres única, que eres especial, que no hay nadie como tú sobre la faz de este planeta llamado tierra.

 

 

 

CategoriesBlog Cambio personal Crecimiento personal

Sin Prisa pero con pausa.

“…No escuches siquiera, limítate a esperar. No esperes siquiera, permanece inmóvil y solitario. El mundo se te ofrecerá libremente para que lo desenmascares. No tiene elección. Girará arrobado a tus pies”.  Franz Kafka

Sin prisas. Con calma .Prohibido aburrirse. Prohibido desconectar.  La falta de impacto emocional, la insatisfacción, la necesidad de sacar el máximo provecho al tiempo se ha convertido en una especie de máxima a la que todos en cierto modo nos vemos avocados. Tenemos que estar activos para sentirnos vivos, producir, sacar provecho, aprovechar, disfrutar al máximo del tiempo, llenarlo, exprimirlo, sentirnos plenos.

Ya no nos guiamos por las estaciones, por los ciclos naturales. Estiramos el reloj y a nosotros con él.  Cerezas en enero, luces de navidad en octubre, rebajas todo el año. La prisas, los pendientes, los deberías se han convertido en amos de nuestro tiempo. No basta con esperar que las cosas lleguen, que se muevan hacia nosotros en su fluir natural.

Ya no basta con sentir nuestra respiración. Como el aire entra por nuestra nariz y llena nuestros pulmones. Como late el  corazón y  como la sangre recorre  incesante nuestras venas y arterias. Ya no es suficiente percibir el contacto de nuestra piel. Hemos perdido la maravillosa facultad de utilizar los sentidos para sentirnos y sentir lo que nos rodea. Los sentidos convertidos en meros instrumento diseñados para detectar nuestras necesidades y como satisfacerlas de forma inmediata.

Sentirse vivos,activos, productivos, proactivos. Parece como si tuviéramos la obligación de sacarle todo el juego  a la naranja y toda la arena al reloj, bajo la creencia de que si no lo hacemos nos estamos viviendo. Leer mientras escuchamos música con la televisión encendida y el teléfono bien cerca por si nos perdemos algo que sería imperdonable.

Date un respiro. Todavía estás a tiempo de moverte despacio,  de escuchar sin prisas, de comer sin prisas, de vivir las calles sin prisas.De regresar a casa en calma.

y si quieres saber más sobre relentizarte y vivir en calma, unos apuntes por si la mosca de la prisa te vuelve a molestar

 

 

CategoriesAprendizajes Blog Cambio personal Crecimiento personal

Asombro y curiosidad

“Desnúdame,  haz trizas mis esquemas, hazme regresar a la infancia. Recíbeme en bata de casa y gorro de montañero. Disfrázate de Sherlock Holmes y descifremos juntos el enigma que no me deja dormir”.

El asombro  y la curiosidad van unidos y se retroalimentan. Surgen de lo inesperado y en lo inesperado, de lo nuevo, de la improvisación y la divergencia; de aquello que rompe  nuestros esquemas y nos descoloca al no es estar preparados para asimilar esa nueva realidad que se muestra ante nuestros ojos.  Surge cuando  nuestra mente pierde el mapa por el que siempre exploró el territorio de la realidad.

Foucaut  habla de “despertar el asombro, de sed insaciable de tener experiencias extrañas e inéditas que echen abajo las viejas ideas y distinciones”. La curiosidad y el asombro  bajo este prisma aparecen una fuerza radical y transformadora.  Una fuerza que nos ha de llevar a generar los escenarios para que lo que está oculto se manifieste de forma natural. La curiosidad nos empuja hacia delante, a hacernos preguntas nunca hechas. A explorar nuevos caminos y a estrenar miradas.

¿Recuerdas aquel niño que todos llevamos dentro y se esconde, todavía, en alguna rincón de nuestra alma?  ¿Por qué se han borrado  de nuestra memoria  la primera vez que vimos el mar o la primera vez que pisamos la  nieve? ¿Acaso no era aquel niño el que se atrevía a hacer preguntas nunca antes hechas? ¿Acaso no es la curiosidad el arte de buscar otros comos y otros porqués?.

Estamos a tiempo de  de aventurarnos mas allá de la madriguera de conejo y reencontrarnos con el niño que siempre fuimos. Volvamos a  asombrarnos ante lo inmenso, ante lo inabarcable, lo inalcanzable, lo inexplicable, ante lo inesperado. Ante la  belleza,  contemplando el  silencio infinito de un  atardecer. Abramos nuestras alas  y por unos instante volvamos a ser rematadamente locos, rematadamente  libres. Regresemos al lugar donde nada nos espera y a nadie esperamos. Donde no hay posibilidades, ni decisiones, ni incertidumbre.  Donde todo  ocurre concentrado en un instante llamado presente.

Siempre hay tiempo de recuperar al niño que nos habita. Siempre hay tiempo para chapotear en el charco de la curiosidad y el asombro. De ponernos unos pantalones cortos, unas pinzas en el pelo y sacar la lengua… pintada de azul.