Pensar con calmaCategoriesAdicciones Alcoholismo Aprendizajes

Como reaccionamos ante una recaída es la clave

Coge perspectiva

 Como reaccionamos ante una recaída es clave a la hora de manejar este episodio sin agravar la situación ni sus consecuencias.

La señal  más evidente que nos avisa  de que  podemos encontrarnos ante una recaída es, sin lugar a dudas, un consumo puntual. Ante este «tropiezo» podemos  reaccionar de muy distintas formas. Según sea esta reacción la recaída puede suponer una oportunidad fantástica para aprender y prevenir  o por el contrario puede provocar que  agrave la situación y aumente el consumo y por lo tanto consecuencias negativas que tan bien conocemos.

Vamos a analizar las reacciones mas comunes y las diferentes estrategias de afrontamiento que ponemos en marcha cuándo se produce una vuelta al consumo.

• Minimización. ( «por una no pasa nada» , «un día es un día») Le quitamos  importancia el hecho de tomar una  copa, meternos un raya o apostar un euro y por lo tanto minimizamos el consumo y minimizamos las consecuencias  En muchas ocasiones, el consumo queda ahí, en un hecho aislado, otras por el contrario, sirve de refuerzo y aumenta sensación de autocontrol y por lo tanto la posibilidad de que en un futuro vuelva a repetirse la situación. Así, y sin casi darnos cuenta, regresamos a patrones de consumo previos la abstinencia.

• Ocultación. ( «por una copa no voy a preocupar a la familia»)  Al  restarle importancia, tendemos  a ocultarlo  y mantenerlo en la “clandestinidad”. Puesto que el consumo es un hecho irrelevante y aislado, tendemos a ocultarlo y a no comentárselo a nadie, ni a la familia ni a los amigos ni al  profesional que pueda estar haciendo el seguimiento. Esta estrategia de ocultación también puede se debida al  miedo ante una reacción negativa y  hasta dramática por parte de los demás.

Racionalización: ( «mi pareja no me entiende», » si no bebo me…») le intentamos dar una explicación lógica al hecho de consumir.  Puede tener forma de justificación en algo que ocurrió o por cualquier otra circunstancia que nos rodee . Y también puede presentar forma de proyección, culpabilizando a los demás del ocurrido o de lo que está pasando.

Dramatización: (» esto es terrible..», «soy un desastre», » nunca lo conseguiré») elevamos a  categoría de drama y catástrofe el hecho del consumo puntual, mortificándonos, con el que de forma inconsciente nos saboteamos con un lenguaje interior victimista, cargado de sentimientos  ineficacia, frustración e impotencia,provocando más consumos de manera casi inmediata.

La mejor manera de reaccionar ante un consumo puntual es quitarle la categoría de fracaso, desdramatizarlo. Un consumo puntual es sólo eso, un desliz, un dato de que algo no hemos hecho de la forma adecuada. Y que no tiene nada que ver con la motivación que tienes para dejar el consumo. Piensa, reflexiona, analiza las consecuencias, qué decisiones tomaste o qué situaciones de riesgo no valoraste. Y a seguir haciendo camino.

Caerse de la bicicleta no significa que no sabes andar en bicicleta

 

Prevenir una recaída es posibleCategoriesAdicciones Alcoholismo Aprendizajes Blog Cambio personal

Prevenir una recaída en las drogas es posible.

ADICCIONES.Toma el control
Recupera tu equilibrio personal

 

Prevenir una recaída es posible. Cuando decides dejar de consumir alcohol u otras sustancias no sólo te limitas a realizar  un cambio “cosmético” pasando de consumidor/a a abstemio/a de la noche a la mañana, sino que apuestas por dejar atrás tu biografía de consumo y te comprometes a establecer nuevas dinámicas y a recuperar viejos hábitos ya olvidados.

A la mejoría física de las primeras semanas, sumas  la sintonía en tus relaciones familiares. La estabilidad  emocional y la autoestima van en aumento. El  tiempo que pasabas en el bar o buscado tu sustancia preferida es sustituido por estar más tiempo casa  y  por  otras formas de gestionar tu ocio y tiempo libre (deporte, lectura, cine, etc). En definitiva, las fuentes de placer asociadas al consumo desaparecen y son reemplazadas por un estilo de vida más saludable.

Cuando se produce una abandono o  un estancamiento en estos cambios (no sólo el hecho de haber dejado de consumir) puedes estar ante un «escenario» al que debes de prestar atención y así evitar posibles recaídas.

Vamos a analizar con más atención estas situaciones, dinámicas, pensamientos y estados emocionales que pueden anunciar una recaída, antes incluso de probar una gota de alcohol o una simple raya de coca.Es la que llamamos «RECAÍDA SECA».

  • Indicadores externos de recaída.
  • Volver a pasar mucho tiempo en el bar.
  • Retomar relaciones personales asociadas al consumo.
  • Volver a frecuentar ambientes asociados al consumo.
  • Substituir el consumo por otra conducta adictiva. (como por ejemplo,el juego)
  • Abandonar actividades de ocio e tempo libre adquiridas (cuando habías decidido ponerte en acción)
  • Recurrir a bebidas sin alcohol  substitución / compensación.
  • Y por supuesto , un consumo puntual ( un  «por una no pasa nada«)

 

  • Indicadores internos.
  • Estar  ansioso/a. Hay personas que han aprendido a utilizar el alcohol o otras sustancias para eliminar o manejar  su ansiedad. Todos en mayor o menor medida podemos presentar en algún momento de nuestra vida momentos de ansiedad o  de estrés , pero si estos se mantienen durante mucho tiempo pueden ser un potente disparador de consumos.
  • Estar deprimido.Otras personas en cambio recurren a las drogas para mitigar sentimientos de tristeza, soledad.  Estar triste no quiere decir estar deprimido (pero si este tipo de emociones persisten en el tiempo debes de estar atento/a).
  • Estar irritable, irascible, susceptible:sentir que todo te molesta.
  • Sentirte incómodo/a, frustrado/a, insatisfecho/a.
  • Fantasear con volver algún día a consumir. Soñar o tener pesadillas con el consumo
  • Anhedonia: no disfrutar de  de nada.Ni de la familia, ni del tiempo libre,  ni del trabajo. Muchas personas son buscadoras de emociones. Aventureros acostumbrados a  niveles de placer/alivio inmediato, y  una vez que abandonan las drogas les cuesta encontrar  y disfrutar de actividades que les llenen.

 

 

 

El Craving o el deseo de volver a consumirCategoriesAdicciones Alcoholismo Aprendizajes

Craving. Qué es, tipos y cómo manejarlo. Una decisión valiente

 

Después de haber tomado la valiente decisión de dejar de una vez por todas las drogas, el alcohol o el juego  no es extraño  que pasado un tiempo  sientas  la necesidad  de volver a consumir, abandonando así la abstinencia. Este deseo más o menos intenso es lo que se conoce como CRAVING.

                 Cuando aparece , se presenta  en forma de sensaciones tanto físicas como psicológicas, ( ansiedad, nerviosismo, miedo, aburrimiento)  de diversa intensidad y aunque no te lo parezca son de  corta duración y que están íntimamente relacionadas con tu  biografía personal y con tu patrón de consumo.

Cuando hablamos de que la intensidad puede variar, queremos decir que  hay veces  que estos deseos aparecen como simples pensamientos o  fantasías sobre la posibilidad de volver a  consumir o a jugar,  sin síntomas físicos  ni mentales muy «invasivos» y a los que restamos  importancia y  que por lo tanto no asociamos a una posible recaída.

. En otras ocasiones, si somos  consciente de los síntomas, el deseo parece irrefrenable y los pensamientos asociados al consumo son constantes. Lo que si es evidente es que esta «intensidad» está muy relacionada  con la  accesibilidad ( es decir, si estoy solo/a o acompañado/a, si me rodeo de gente que consume o si son personas a las que le cabrea  que lo haga) y a la  disponibilidad de la sustancia ( si tengo o no dinero, si es fácil o difícil conseguir la sustancia).

Tampoco podemos olvidar  los disparadores o estímulos que nos rodean y  a los que el CRAVING está conectado.

Otra cosa que debes de tener en cuenta, es que estos deseos pueden aparecer y desaparecer a lo largo del día sin un motivo aparente, como por arte de magia, pero  si le prestamos atención podemos descubrir que están asociados al cuándo y al cómo consumías: si lo hacías a unas horas determinadas, si era por la mañana o por la tarde, días señalados, etc.

Y aunque a veces parece que duran una eternidad, esto no es así. Si eres consciente  de que estás experimentado un craving y pones en práctica unas sencillas técnicas  estos deseos no duran más de  diez minutos  y según van pasando los minutos ( ¡¡y aplicando las técnicas!!) estas va perdiendo intensidad.

 En cuanto  los distintos tipos de CRAVING puedes  descubrir los siguientes:

  • Craving asociado el síndrome de abstinencia: como estrategia para aliviar el malestar tanto físico como psicológico producido por la ausencia de sustancia en tu organismo
  • Craving hedónico: cuando  el consumo está asociado  a una experiencia gratificante y/o como potenciador de la misma ( Sexo, juego,  pulpo y vino tinto, marisco y vino blanco, etc,  etc)
  • Craving  para manejar estados emocionales: búsqueda de placer o gratificación ( aburrimiento, insatisfacción, vacío… ), alivio de la tensión y  manejo de estados emocionales negativos (frustración, ansiedad, baja autoestima )
  • Craving por estímulos  asociados al consumo, tanto directos (ver a alguien consumiendo, olores, la sustancia propiamente dicha), como indirectos o neutros (un coche como el del «camello», una canción, una calle o un número de teléfono).

 

 Y ahora vamos con las técnicas que te pueden ayudar a  disminuir la necesidad de consumir en un momento puntual. Tienes que saber que las mejores técnicas son las que diseña uno mismo pero a poder ser  deben ser:

  • SENCILLAS
  • DIRECTAS
  • Y QUE LAS PUEDAS PONER EN PRÁCTICA TU SOLO/A

Y una ultima cosa antes de poner un ejemplo. La idea no es eliminar totalmente el CRAVING , sino más bien el reducir su intensidad.

Pongamos un ejemplo  que nos pueden  ayudar a manejar un craving y por lo tanto a no recaer.

  1. Distanciamiento geográfico: alejarse, salir del espacio físico en el que percibo  los primeros pensamientos asociados al consumo. Si estás en la sala ir a la cocina, si estoy en la cocina ir al baño, salir del bar,  etc
  2. Detención de pensamiento: dar un pequeño golpe en la cabeza para tomar conciencia de los pensamientos que estoy teniendo y frenarlos (¡¡STOP¡¡, ¡¡ALTO!!, )
  3. Discurso de costes: realizar una valoración de las consecuencias negativas del consumo  a medio y largo plazo.
  4. Postergación: dejar para un futuro el hecho de consumir. » Ahora no voy a consumir, ahora voy a…»
  5. Sustitución: Sustituir el consumo por otra conducta: salir a dar un paseo, darse un baño, llamar a un amigo/a, etc
  6. Compensación: A la hora de buscar una conducta esta debe de ser agradable, una gratificación, algo que nos guste. Un premio.
  7. Relajación. A poder ser también debe ser relajante, física y mentalmente. Ejercicio físico, un baño, un paseo por el bosque, pintar, hacer mindfulness etc
  8. Refuerzo positivo: Y por último y no menos  importante, valorar  tu esfuerzo, verbalizar que lo has conseguido, que no ha sido tan difícil. Automotivación.

A la hora de poner en marcha estas estrategias es interesante que sigas el orden, seas constante y en poco tiempo verás los resultados.

 

 

 

No te empujaré a hacer aquello que no desees porque te acabaré tirandoCategoriesAprendizajes Autoestima Blog Cambio personal Coaching Crecimiento personal

No te empujaré a hacer algo que no desees porque te acabaré tirando.

No te empujaré a hacer algo que no desees porque te acabaré tirando.

Respetaré tu momento. Sí algún día necesitaras de mi, te prestaré mis manos y mi tiempo

No te obligaré  a construir aquello para lo que todavía no estás preparada.

No hablaré  por ti porque estoy segura de que tú sabrás encontrar las palabras adecuadas para hacerte entender y explicar lo que te pasa.

No cuidaré de ti. Si lo permites, te acompañaré en el camino, porque estoy segura en que tú sabrás cuidarte.

No caminaré por ti, porque tengo la seguridad que tus piernas son fuertes y te llevarán lejos.

Tampoco pensaré por ti porque sé que eres libre para hacerlo.

No me pondré en tu lugar, porque he aprendido que las personas necesitan su espacio.

No soñaré por ti, porque entonces no serán tus sueños si no los míos.

No reiré por ti, porque sé que tu felicidad  depende solamente de ti.

Tampoco lloraré por ti, porque he comprendido que  necesitarás de la tristeza para descubrir  y valorar lo verdaderamente importante en tu vida.

No amaré por ti, porque el amor te hará invencible.

No caeré por ti, porque bien sabes que los fracasos te harán más sabia.

No me  levantaré por ti….pero estaré ahí para ver como lo haces.

Y no te empujaré a ser…quien tú no quieras ser.

 A veces lo más complicado en un acompañamiento en un proceso de cambio es hacer ver al otro/a ( a veces a nosotras mismas) que es imprescindible dejar las prisas colgadas en el perchero. Que la impaciencia es prima muy lejana de la ciencia y que un buen plato se hace a fuego lento . Y que para degustarlo es necesario poner todos los sentidos sobre la mesa.

( Y como siempre, para finalizar…un enlace para seguir enlazados)

CaminosCategoriesAprendizajes Autoestima Blog Cambio personal Equilibrio interior

El misterioso equilibrio de ser una misma

 

 El misterioso camino de SER una misma. Sin perderse en el. Muchas veces nos encontramos ante el complicado escenario de tener que elegir entre lo que nos hace sentir bien y lo que complace a los demás. El difícil equilibrio entre lo que soy y lo que los demás esperan de mí. La ecuación de resultado perfecto que resuelva las incógnita de quién quiero ser, qué decisiones tomar, que elegir, a qué o quién renunciar. La mezcla magistral que resuelva el conflicto entre quién debo SER, que puedo HACER y  quién quiero SER.

Caminos
El difícil equilibrio de ser una misma

En esa incesante búsqueda de la armonía que nos sintonice definitivamente con nuestra música interior, caemos en  la trampa de exigirnos más de lo que podemos dar. Nos vaciamos viviendo dos vidas, cada una en un extremo de la balanza: en un plato un tiempo para satisfacer nuestras necesidades, en el otro, un tiempo para complacer  a los demás. Día a día, malgastamos nuestra energía en la extenuante batalla entre ser  honestas o ser sinceras, entre querer mucho o querer mejor, entre dar lo mejor o darlo todo, convirtiendo el día adía en una partida con un único jugador, un tira y afloja con un perdedor conocido… que es otra que nosotras mismas.

Ante este reflejo, y como nos diría al oído Mario Benedetti en uno de sus poemas, es bueno  hacer una pausa y contemplarnos, conectarnos con lo que somos y con lo que queremos ser. Hacernos las preguntas correctas. Restarle importancia a los porqués. ¿Por qué me pasa lo que me pasa?, ¿por qué me pasó lo que me pasó? De qué vale. Lo verdaderamente importante es qué vas a hacer a partir de ahora. Y tú sabes la respuesta, que nos es otra que dar la cara y si hace falta, partírtela. Salir afuera, con la cabeza bien alta.  Seguir adelante, coger lo que te ha pasado y convertirlo en algo que valga la pena.

Y en ese viaje, da lo mejor de ti, hazlo lo mejor posible, no tienes que demostrarle nada a nadie, sólo a ti. Poner el foco en hacerlo todo perfecto es agotador y además imposible.

Equivócate. Es un paso necesario que te hará más sabia y te ayudará a crecer. Pierde el miedo a cometer errores. Deja de castigarte, de culparte cada vez que metes la pata o algo no sale como quisieras. Acéptalo. Acéptate. Hazte cargo de tus fallos y sigue adelante.

Confía en ti y en tus recursos.  Despréndete de tu necesidad de controlarlo todo. Es una batalla perdida.

Valora lo que tienes, disfruta lo que has conseguido. De los pasos que vas dando .De los procesos y no tanto de los  resultados. Del viaje y no del hotel.

Y si algo te hace daño, déjalo ir. No estás obligada a nada. Sólo a estar en paz y satisfecha con lo que eres y con lo que has conseguido. Siendo tú. Con tus sombras y tus luces, con tus aciertos y tus errores. Sin deudas ni hipotecas emocionales.

Dejar de beber no es complicadoCategoriesAdicciones Alcoholismo Aprendizajes Cambio personal

Dejar de beber no es complicado si se sabe cómo.

Dejar de beber no es complicado si se sabe PARA QUÉ y CÓMO. Como en la mayoría de los cambios que no proponemos en esta vida hace falta un buen motivo, un PARA QUÉ,  (MOTIVACIÓN), determinación, es decir, un PORQUÉ que nos mantenga en el camino correcto (CONSTANCIA),  un arsenal de herramientas  bien definido, esto es, un CÓMO lo voy a hacer (ESTRATEGIAS), y por supuesto apoyo externo  (familia, amigos y profesionales).

Y dejar de consumir alcohol (u otras drogas) es un gran cambio. Un proyecto personal que va a exigir lo mejor de ti misma por lo que es necesario tener una buen plan.

  • Empieza por marcarte un DÍA concreto. Estás harta, cansada, aburrida de la vida que llevas, de como el alcohol te está destrozando la vida. Ha llegado el momento, hoy es el día para volver a ser la que siempre fuiste.
  • Haz una lista de PARA QUÉ vas a dejar de beber. Una buena lista de motivos que te dirijan a tu objetivo. Como quieres estar a nivel físico, emocional, familiar, laboral, económico una vez alcanzado tu objetivo.  Con quién y dónde te gustaría estar. Qué estarías haciendo,etc. Céntrate en lo positivo, en las ventajas de dejar de beber
  • Haz también una lista de PORQUÉ quieres dejar de beber. Analiza con calma las consecuencias negativas de seguir bebiendo. Piensa en quien te estás convirtiendo si sigues por ese camino.

Dejar de beber no es complicado

  • Y AHORA,  manos a la obra. CÓMO lo vas a hacer:
    • Disminuye la DISPONIBILIDAD .Haz de tu casa un ESPACIO LIBRE DE ALCOHOL. Deshazte de todo el alcohol que tengas en casa. Evitarás tentaciones inoportunas.
    • Disminuye la ACCESIBILIDAD. Comunícale a  tu familia y a tus mejores amigos tu decisión de dejar de beber. Crea un perímetro de seguridad.
    • Busca apoyo y asesoramiento profesional.
    • Adquiere hábitos de vida saludables: pasar más tiempo en familia, ejercicio físico, viajar, lectura, cine,amistades, yoga, meditación, talleres,  etc
    • Acude a grupos de ayuda donde compartirás experiencias y sentirás que no estás sólo. Acompañamiento emocional y pertenencia.
    • Planifica  actividades en las que el alcohol no suponga un peligro.
    • Saber que hacer en caso de que te entren ganas de beber (el famoso y temido CRAVING). Es decir, tener unas pautas y estrategias que utilizar en caso de que te encuentres en una situación de riesgo y tengas tentaciones de consumir.

Así que ya sabes, dejar de beber no es  tan complicado como crees…Motivación, determinación y estrategias¡¡. Y si necesitas algo más, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

 

 

 

El viaje empieza en tiCategoriesAprendizajes Blog Crecimiento personal Libertad Transformación

Google nos ayuda a encontrar cualquier cosa menos a nosotros mismos.

Nos encanta viajar, aunque solo sea hasta el fondo del pasillo montado en un triciclo.  Conocer nuevos lugares, traspasar fronteras, invadir continentes, explorar las lunas pendientes. Viajar nos abre la mente, nos dilata las pupilas del alma, mantiene vivo al aventurero que nos habita desde niño. Viajar supone una vacuna contra la intolerancia, contra la comodidad y la monotonía. Supone abrirse a las experiencias, a los desafíos, a la soledad, a lo diferente. No importa a donde vayas. No importa como sea el camino. Tampoco importa quién seas, porque cuando vuelvas ya no serás la misma.

Conocerse a uno mismo no es más que un viaje a nuestro interior, a salir de la trinchera en la que nos hemos refugiado del fuego amigo en el que, si tenemos la paciencia y la serenidad suficiente, podremos reconciliarnos con nuestras heridas o con las  caricias esperadas. Un viaje con premeditación y alevosía.

Una singladura para la que no necesitaremos maletas, ni billetes, ni coger aviones o esperar trenes. No nos adaptaremos a ningún horario porque  nada ni nadie nos ha de  esperar. Cualquier momento será el preciso. Cualquier instante será el mejor para reconciliarse. Seremos los amos del tiempo y los dueños de espacio. Dejarse llevar será la premisa, la única regla en un viaje sin normas.

Cuando estemos listos, con una mano en el corazón y otra en la esperanza, levaremos anclas. No habrá vuelta atrás. El infinito con frontera.

Y una vez fijado el rumbo incierto, traspasaremos límites y fronteras. Descubriremos poderes que no creíamos poseer.  Tomaremos castillos y fortalezas hasta ahora inexpugnables. Conoceremos al músico o el payaso que llevamos dentro. La pintora o la  bióloga. El buen padre o a la mejor  amiga. Exploraremos exóticas selvas de nuestro pasado que hasta ahora permanecían ocultas en el temor o en la espesura de la resignación.

Nos enfrentaremos a nuestro reflejo. Nos diremos honestamente lo que deseamos, por lo que estamos dispuestos a luchar y a que estamos dispuestos a renunciar. Infinitas voces  nos estarán esperando para ser escuchadas. Solo nos  hará falta prestar atención,  abrir las puertas y que la claridad disipe la niebla.

Sabemos que el conocimiento es el verdadero cambio. Cambiamos  aprendiendo, dudando. Pero también sabemos que el cambio(el-cambio-estratégico) es una habitación cuya puerta solo puede ser abierta desde dentro.

Y conocerse también implica aceptar lo que el camino nos va a deparar. Seguramente aparecerán miedos y temores. Recordaremos nuestros naufragios y miserias. Nos vendrán a la cabeza promesas incumplidas. Tendremos que enfrentarnos a verdades y a autoengaños. Asumiremos nuestras culpas, el dolor de los pecados propios y ajenos.  Será un territorio muchas veces hostil. Muchas veces asolado. Muchas veces quedaremos desnudos delante del espejo. Expuestos a la única verdad que nadie nos dijo. Será una lucha entre la honestidad que nos debemos a nosotros mismos y la sinceridad que les debemos a los demás.

Viajemos pues a nuestro interior. Viajar no es cuestión de dinero sino  coraje.

La santa locura de dejarse en pazCategoriesAprendizajes Cambio personal Coaching Crecimiento personal Libertad Trasnformacion

La santa locura

   Es hora de reivindicar la santa  locura. De festejar el baile  de  libertad y  plenitud que supone dejar de estar en contacto con lo que debería ser , con lo que se espera, con lo normal y lo correcto.   La danza en la que somos capaces de dejarnos en paz, de romper las cadenas y volver a sentirnos en lugar de pensarnos.

 Siempre hay tiempo para volver a ser niños descalzos sobre la hierba mojada. De escapar de la esclavitud. De romper con todo durante un instante. De ser dueños del caos.  De hacer limpieza.  De rebajar la tensión y vomitar cuando la digestión mental se nos hace ya demasiado pesada.

Es hora de festejar que se nos valla la pinza, que se nos valla la olla, que perdamos los papeles. De tocar guitarras que no existen, de cabalgar unicornios rosas, de correr con tacones buscando charcos.

 Es hora de sentirnos terriblemente maravillosos. Terriblemente libres. Infinitamente vivos.

Solo en la locura  es capaz de habitar la genialidad, el  amor incondicional, el valor  suicida e intenso de sentirse vivos. Vivos para reír, para crear,  para explorar paisajes nunca antes visitados mas allá de los límites de lo que se espera de cada uno de nosotros.

Anímate.  Date el gusto. Haz una lista de diez locuras que te gustaría hacer antes de que acabe el año. No se, apúntate teatro, haz rafting. monta en globo, coge un autobús solo por el placer e recorrer la ciudad, baila bajo  la lluvia,escribe postales a  tus viejos amigo a ver que pasa. Recorre la estación de tren buscando abrazos.Improvisa. Arriesga.

Siente como la vida te recorre. Coma cada poro  de tu piel vale la pena.

Siente que eres única, que eres especial, que no hay nadie como tú sobre la faz de este planeta llamado tierra.

 

 

 

CategoriesAprendizajes Blog Cambio personal Crecimiento personal

Asombro y curiosidad

“Desnúdame,  haz trizas mis esquemas, hazme regresar a la infancia. Recíbeme en bata de casa y gorro de montañero. Disfrázate de Sherlock Holmes y descifremos juntos el enigma que no me deja dormir”.

El asombro  y la curiosidad van unidos y se retroalimentan. Surgen de lo inesperado y en lo inesperado, de lo nuevo, de la improvisación y la divergencia; de aquello que rompe  nuestros esquemas y nos descoloca al no es estar preparados para asimilar esa nueva realidad que se muestra ante nuestros ojos.  Surge cuando  nuestra mente pierde el mapa por el que siempre exploró el territorio de la realidad.

Foucaut  habla de “despertar el asombro, de sed insaciable de tener experiencias extrañas e inéditas que echen abajo las viejas ideas y distinciones”. La curiosidad y el asombro  bajo este prisma aparecen una fuerza radical y transformadora.  Una fuerza que nos ha de llevar a generar los escenarios para que lo que está oculto se manifieste de forma natural. La curiosidad nos empuja hacia delante, a hacernos preguntas nunca hechas. A explorar nuevos caminos y a estrenar miradas.

¿Recuerdas aquel niño que todos llevamos dentro y se esconde, todavía, en alguna rincón de nuestra alma?  ¿Por qué se han borrado  de nuestra memoria  la primera vez que vimos el mar o la primera vez que pisamos la  nieve? ¿Acaso no era aquel niño el que se atrevía a hacer preguntas nunca antes hechas? ¿Acaso no es la curiosidad el arte de buscar otros comos y otros porqués?.

Estamos a tiempo de  de aventurarnos mas allá de la madriguera de conejo y reencontrarnos con el niño que siempre fuimos. Volvamos a  asombrarnos ante lo inmenso, ante lo inabarcable, lo inalcanzable, lo inexplicable, ante lo inesperado. Ante la  belleza,  contemplando el  silencio infinito de un  atardecer. Abramos nuestras alas  y por unos instante volvamos a ser rematadamente locos, rematadamente  libres. Regresemos al lugar donde nada nos espera y a nadie esperamos. Donde no hay posibilidades, ni decisiones, ni incertidumbre.  Donde todo  ocurre concentrado en un instante llamado presente.

Siempre hay tiempo de recuperar al niño que nos habita. Siempre hay tiempo para chapotear en el charco de la curiosidad y el asombro. De ponernos unos pantalones cortos, unas pinzas en el pelo y sacar la lengua… pintada de azul.

CategoriesAprendizajes Blog Cambio personal Coaching Crecimiento personal

APRENDER A EMPRENDER

Aprender a Emprender….Miedo al fracaso, miedo al día después de fracasar, miedo a defraudar y defraudarte. Ansiedad y estrés.  Perder la motivación, agotar la pasión o la ilusión, sentirte solo, perder tu esencia,  arruinarte…ideas y sensaciones comunes que anidan muy a menudo la mente de un emprendedor/a en el largo trayecto que va  desde el sueño de una idea al vértigo de apostarlo casi todo, ponerse en marcha y subirse a un barco llamado EMPRENDER.

 Emprender es desde el primer día un viaje apasionante. Una aventura intensa , llena de nuevas experiencias y  de nuevas oportunidades . Mañanas de duda y  tormenta emocional,  alternándose con  magnificas puestas de sol llenas de motivación y optimismo

Un viaje en el que descubriremos que centrarnos en nuestras fortalezas será  fundamental  para manejar nuestras debilidades. Que marcar claramente  los objetivos que queremos conseguir  hará  que identifiquemos  mejor los obstáculos. Que si bueno es saber de donde venimos, mejor es saber a donde vamos. Que la mejor manera de gestionar el estrés es gestionar los tiempos.  Que puestos a pensar, es mejor hacerlo de forma positiva. El optimismo es imprescindible para mantener la motivación.

Días en las  que tendremos que que acostumbrarnos  a  hacer de la incertidumbre una entrañable compañera de viaje. En la que  defender la esencia y la identidad de nuestro  proyecto es y será una lucha mas cotidiana de lo esperado. En que manejar nuestras emociones, crecer en la crisis, lidiar con los miedos, aprender de cada fracaso y entender este como parte del camino serán fundamentales a la hora de alcanzar nuestro objetivo

En definitiva,  EMPRENDER   es mucho más que una idea o un proyecto, un plan de negocio, un plan financiero o una estrategia de marketing

Emprender también es un viaje de descubrimiento  personal.  Un viaje a la mejor de nosotros/as mismos.