No te empujaré a hacer aquello que no desees porque te acabaré tirandoCategoriesAprendizajes Autoestima Blog Cambio personal Coaching Crecimiento personal

No te empujaré a hacer algo que no desees porque te acabaré tirando.

No te empujaré a hacer algo que no desees porque te acabaré tirando.

Respetaré tu momento. Sí algún día necesitaras de mi, te prestaré mis manos y mi tiempo

No te obligaré  a construir aquello para lo que todavía no estás preparada.

No hablaré  por ti porque estoy segura de que tú sabrás encontrar las palabras adecuadas para hacerte entender y explicar lo que te pasa.

No cuidaré de ti. Si lo permites, te acompañaré en el camino, porque estoy segura en que tú sabrás cuidarte.

No caminaré por ti, porque tengo la seguridad que tus piernas son fuertes y te llevarán lejos.

Tampoco pensaré por ti porque sé que eres libre para hacerlo.

No me pondré en tu lugar, porque he aprendido que las personas necesitan su espacio.

No soñaré por ti, porque entonces no serán tus sueños si no los míos.

No reiré por ti, porque sé que tu felicidad  depende solamente de ti.

Tampoco lloraré por ti, porque he comprendido que  necesitarás de la tristeza para descubrir  y valorar lo verdaderamente importante en tu vida.

No amaré por ti, porque el amor te hará invencible.

No caeré por ti, porque bien sabes que los fracasos te harán más sabia.

No me  levantaré por ti….pero estaré ahí para ver como lo haces.

Y no te empujaré a ser…quien tú no quieras ser.

 A veces lo más complicado en un acompañamiento en un proceso de cambio es hacer ver al otro/a ( a veces a nosotras mismas) que es imprescindible dejar las prisas colgadas en el perchero. Que la impaciencia es prima muy lejana de la ciencia y que un buen plato se hace a fuego lento . Y que para degustarlo es necesario poner todos los sentidos sobre la mesa.

( Y como siempre, para finalizar…un enlace para seguir enlazados)

A mayor exigencia mayor resistenciaCategoriesAutoestima Blog Cambio personal Coaching Crecimiento personal

A mayor exigencia, mayor resistencia

La extraña tortura de exigirnos más allá de nuestros límites. De pedirnos escalar ese Everest particular sin oxígeno ni sherpa en que hemos convertido nuestros días. En el Himalaya tienen un dicho a la hora de escalar una montaña: «Empieza como un viejo si quieres acabar como un niño«.

Dar el 100% no es darlo todo, en todo momento y a todos. Dar el 100% es dar lo mejor de de ti. Nada más…y nada menos. Es comprometerse hasta las cachas y disfrutar del camino.

Buscar tu mejor versión no es una descarga continua de actualizaciones de ti misma. No eres un aplicación, ni un programa. Ni nada punto 0. Además, que coño, en tal caso eres una versión original. UNA V.O única. Eres TÚ y los pasos que vas dando.

La búsqueda de la perfección es sacar un billete a ninguna parte. Una celda sin barrotes para una pena sin condena. Hazlo lo mejor posible, de eso se trata,¿no?. ¿Acaso conoces una puesta de sol perfecta, un río perfecto, un cielo estrellado perfecto? Su belleza radica en su singularidad, en su misterio…en su magia.

El miedo a perder el control nos hace perder el control. Intentar controlarlo TODO es el camino más corto para acabar no controlando NADA. Saberlo todo, planificarlo todo antes de de dar el siguiente paso posiblemente hará que ese paso tarde mucho más de lo deseado. Un bucle infernal de dudas, de parálisis, vamos, UN SINVIVIR.

Hay preguntas que no tienen repuesta, ¿qué hubiera pasado sí…? ¿Y si?… De la misma forma que no hay gatos con tres pies. Buscar  repuestas lógicas a preguntas ilógicas es una mala estrategia para acabar bien el día.  

 Diferencia bien si tienes un problema o tienes un conflicto. 
 En un PROBLEMA están  involucrados TÚ y un OBJETO, TÚ y un DESEO o TÚ y una NECESIDAD. Para buscar la solución utiliza la lógica y la razón. 
 En un CONFLICTO están involucrados TÚ y TÚ, TÚ y OTROS/AS o TÚ y el MUNDO. Para encontrar la solución usa la empatía y la comunicación. Y si crees que esto es un lío, échale un vistazo a este enlace.

¿Y realmente, vale la pena alcanzar el equilibrio exterior (satisfacer la expectativas ajenas) a costa de perder tu equilibrio interior?, ¿Es rentable acostarse todos los días con la lengua fuera para sentirte una fuera de serie?, ¿En serio?. ¿Qué precio estás pagando para conseguir el aprecio? ¿ En quién te estás convirtiendo si no inviertes un poco en azucarillos para el alma?. 

CaminosCategoriesAprendizajes Autoestima Blog Cambio personal Equilibrio interior

El misterioso equilibrio de ser una misma

 

 El misterioso camino de SER una misma. Sin perderse en el. Muchas veces nos encontramos ante el complicado escenario de tener que elegir entre lo que nos hace sentir bien y lo que complace a los demás. El difícil equilibrio entre lo que soy y lo que los demás esperan de mí. La ecuación de resultado perfecto que resuelva las incógnita de quién quiero ser, qué decisiones tomar, que elegir, a qué o quién renunciar. La mezcla magistral que resuelva el conflicto entre quién debo SER, que puedo HACER y  quién quiero SER.

Caminos
El difícil equilibrio de ser una misma

En esa incesante búsqueda de la armonía que nos sintonice definitivamente con nuestra música interior, caemos en  la trampa de exigirnos más de lo que podemos dar. Nos vaciamos viviendo dos vidas, cada una en un extremo de la balanza: en un plato un tiempo para satisfacer nuestras necesidades, en el otro, un tiempo para complacer  a los demás. Día a día, malgastamos nuestra energía en la extenuante batalla entre ser  honestas o ser sinceras, entre querer mucho o querer mejor, entre dar lo mejor o darlo todo, convirtiendo el día adía en una partida con un único jugador, un tira y afloja con un perdedor conocido… que es otra que nosotras mismas.

Ante este reflejo, y como nos diría al oído Mario Benedetti en uno de sus poemas, es bueno  hacer una pausa y contemplarnos, conectarnos con lo que somos y con lo que queremos ser. Hacernos las preguntas correctas. Restarle importancia a los porqués. ¿Por qué me pasa lo que me pasa?, ¿por qué me pasó lo que me pasó? De qué vale. Lo verdaderamente importante es qué vas a hacer a partir de ahora. Y tú sabes la respuesta, que nos es otra que dar la cara y si hace falta, partírtela. Salir afuera, con la cabeza bien alta.  Seguir adelante, coger lo que te ha pasado y convertirlo en algo que valga la pena.

Y en ese viaje, da lo mejor de ti, hazlo lo mejor posible, no tienes que demostrarle nada a nadie, sólo a ti. Poner el foco en hacerlo todo perfecto es agotador y además imposible.

Equivócate. Es un paso necesario que te hará más sabia y te ayudará a crecer. Pierde el miedo a cometer errores. Deja de castigarte, de culparte cada vez que metes la pata o algo no sale como quisieras. Acéptalo. Acéptate. Hazte cargo de tus fallos y sigue adelante.

Confía en ti y en tus recursos.  Despréndete de tu necesidad de controlarlo todo. Es una batalla perdida.

Valora lo que tienes, disfruta lo que has conseguido. De los pasos que vas dando .De los procesos y no tanto de los  resultados. Del viaje y no del hotel.

Y si algo te hace daño, déjalo ir. No estás obligada a nada. Sólo a estar en paz y satisfecha con lo que eres y con lo que has conseguido. Siendo tú. Con tus sombras y tus luces, con tus aciertos y tus errores. Sin deudas ni hipotecas emocionales.

CategoriesAutoestima Cambio personal Coaching Crecimiento personal

Hoy es un buen día para mejorar tu autoestima

Creer, Crecer
Saber que puedes es el primer paso

Si tuviese que darte un consejo, UN ÚNICO CONSEJO para mejorar tu autoestima sería este: mejora tu diálogo interior. Mírate con buenos ojos. Habla bien de ti. Trátate con infinita dulzura. Eres un ser mágico y especial. Un ser en peligro de extinción. Insustituible habitante de este planeta llamado Tierra. No hay nadie como tu. Cuídate. Mímate. Quiérete, Acéptate. Valórate. Piensa bien de ti…y acertarás.

Si este consejo no fuera suficiente te diría: camina las calles con la cabeza alta, no te escondas. Sal de ti, muéstrate en todo tu esplendor. Estás llena de paisajes que deben ser admirados.
Y como no hay dos sin tres, te diría que desdramatices, que vivas permitiéndote errores y permitiéndoselos a los demás. Que nada es una catástrofe. Que mortificarse es una forma mas de hacerse daño o disfrazarse de víctima sin verdugo.
Y ya puestos, piensa en positivo. Fíjate en tus fortalezas, en las oportunidades que el día te ofrece. Si te cambias de ropa todos los días también lo puedes hacer con tus pensamientos. Se optimista. Se positiva. Mira tu lado bueno y el lado bueno de las cosas.Tus pensamientos crean tu realidad. Así piensas, así vives.
Y tampoco estaría de más que te dijese que no te olvides de hacer ejercicio físico, de leer, de quedar con los amigos, de escuchar música, de hacer de tu vida el sitio de tu recreo: Despierta, vive, interpreta el papel de tu vida. Tu eres la protagonista. Salta, ríe, llora, crea y recrea. Y si es tu deseo,adopta un UNICORNIO. Es tu vida. Es tu decisión.
Y hablando de unicornios, te dejamos un post que puede abrirte caminos para cabalgar a tu aire¡¡

 

http://jaimeburque.com/blog/manana-me-pongo-a-ser-feliz-y-otros-obstaculos-que-nos-impiden-cambiar-nuestra-vida/